SOBRE LAS PRIMAS DE RESPONSABILIDAD

Ciudad Universitaria, 20 de julio 2020

Ciudadana:
Prof. Cecilia García Arocha
Rectora y demás miembros del Consejo Universitario
Presente.-

Primas y salarios.

Un debate para avanzar.

Ante la precariedad de las remuneraciones del personal docente y de investigación y la inadmisible inequidad derivada de la cancelación de primas de responsabilidad a los docentes que ocupan cargos de gestión, la APUCV considera conveniente que este cuerpo y todos los Consejos de Facultad discutan esta medida para revertir las consecuencias que ha generado.

Para contribuir con la discusión y el logro de soluciones a esta problemática, la APUCV estima pertinente expresar algunas consideraciones para identificar el problema central y, en especial, orientar acciones institucionales y gremiales que favorezcan al profesorado y la universidad

  1. Sobre las primas:

La gestión universitaria es una labor académica y administrativa, no es una práctica prescindible. Sin ella las universidades pierden dirección y no es posible garantizar la docencia, la investigación y la extensión. Esto lo ha reconocido la UNESCO con la creación de la Cátedra de Dirección de Universidades y el Observatorio de Buenas Prácticas de Dirección de Universidades. De modo que, como instancia gremial, valoramos positivamente esta labor, que realizan una buena cantidad de nuestros afiliados.

La dirección académica y administrativa en la universidad ha sido muy difícil en los últimos años: sin presupuesto, personal, seguridad, renuncias recurrentes de docentes y reducción continuada de la matrícula estudiantil de pre y post grado.

Con la escalada del proceso hiperinflacionario, la diáspora docente creció. Se marcharon profesores que no ocupaban cargos de gestión universitaria y otros que si estaban en ellos. La consecuencia fue la perdida de valiosos docentes e investigadores y el vacío en muchas instancias de dirección universitaria, desde jefes de cátedra hasta decanos. La salida de las autoridades rectorales para afrontar esta realidad solo consideró sus efectos sobre la gestión universitaria, decidiendo unilateralmente ajustar las primas de responsabilidad del personal administrativo y extenderlas al personal docente.

La decisión tomada con las primas de responsabilidad para los que ocupan cargos de gestión académica fue tan desproporcionada, en relación con la estructura de las remuneraciones del personal docente y de investigación, que desde el punto de vista jurídico, académico y técnico admite muchos cuestionamientos, entre estos:

  • Desestimula la carrera académica.
  • Contradice el concepto de primas como remuneración adicional, las cuales no deberían superar un tercio del salario del docente.
  • Debió actualizarse la existente prima de cargo en vez de crear una nueva.

Para nosotros, aunque eso es muy importante, lo fundamental es que tal medida generó graves distorsiones en las tablas salariales, lo que impone trabajar para corregirlas.

Si la decisión sobre la cancelación de las primas de responsabilidad para los que ocupan cargos de gestión académica hubiera sido discutida abiertamente en el Consejo Universitario y en los Consejos de Facultad, estas instancias habrían estado obligadas a considerar su naturaleza e impacto. No se hizo así para evitar el ineludible debate sobre la asimetría que generan en los ingresos de los profesores ucevistas.

La democracia universitaria está severamente lesionada, por una gestión agotada que discute poco e impone mucho.
Las decisiones unilaterales como la señalada, debilitan la institución y hacen inviable cualquier propuesta. Debe propiciarse la consulta y la discusión, tal como lo establecen los reglamentos, y en los organismos de cogobierno correspondientes.

Esto lo hemos reiterado en innumerables oportunidades, en asuntos como la seguridad social de los docentes, en la que las posiciones autoritarias de las autoridades universitarias han querido imponer un nuevo sistema.

Nos parece plausible la aprobación de primas por cargo para Jefes de Departamento y Cátedras, pues son las unidades académicas centrales en la gestión de las labores de enseñanza e investigación en las distintas Escuelas y/o Facultades. Sus jefaturas, según los artículos 5 y 19 del Reglamento de Cátedras y Departamentos de la UCV muestran, claramente, que sus funciones estipulan tareas de supervisión, planeación, administración y evaluación de procesos.

Las primas por cargo para Jefes de Departamento y Cátedras deben ser extendidas a otras instancias de dirección universitaria que realizan labores académico-administrativas, como lo son, entre otras, las unidades docentes, las coordinaciones de programas de postgrado y formación continua, jefes de servicio comunitario, jefes de áreas de institutos y otras equivalentes, que, por motivos de orden académico, se denominan diferente. Ninguna de estas primas puede ser percibida por profesores que ya reciben las de responsabilidad.

La política para revertir la inequidad que ha generado la decisión unilateral de las autoridades rectorales con respecto a las primas de gestión debe ser, de un lado, aprobar y concretar incentivos para mejorar el ingreso de los profesores que no realizan actividades de gestión universitaria y de otro, lograr salarios que dignifiquen la labor de los docentes universitarios.

Entre las medidas inmediatas que debe tomar la universidad para sostener su equilibrio, porque no puede quedarse reconociendo exclusivamente los cargos de dirección, son las que planteamos a continuación:

  • Concretar en forma inmediata la actualización de la prima de titularidad aprobada por el Consejo Universitario en el mes de enero del presente año. Este beneficio de carácter socioeconómico no es el mismo de la prima de antigüedad y se asocia con el reconocimiento de manera exclusiva al que alcanza el último escalafón de la carrera universitaria. Se aplica durante décadas. Sobre este aspecto exigimos gestiones concretas, acciones institucionales efectivas, en fin, hechos más allá de declaraciones estériles.
  • De igual modo, deben incrementarse las diligencias para concretar la cancelación de las primas de responsabilidad para los profesores de los escalafones de Instructor, Asistente, Agregado y Asociado que no ocupan cargos de gestión universitaria, aprobadas por el Consejo Universitario, también en enero del presente año.
  • Aprobar la actualización, en forma extraordinaria, de la cláusula 67 del Acta Convenio: Bono de Apoyo Didáctico. Proponemos se cancele un bono especial para favorecer la conectividad de los docentes universitarios de todas las dedicaciones, equivalente al 90% del salario del profesor. Este en forma transitoria alcanzaría a los docentes que no ocupan cargos de gestión universitaria.
  • Debe establecerse una comisión del Consejo Universitario que, en conjunto con el gremio y aún en medio de la pandemia, se oriente a encontrar salidas a las inequidades generadas por las primas de responsabilidad.

Es urgente abandonar el autoritarismo y concertar medidas que detengan la atomización de la universidad.

  1. Sobre los salarios: Siempre hemos afirmado que las remuneraciones de los profesores universitarios son un asunto académico. Ellas permiten conservar el recurso humano de la institución. Por tanto, las acciones de las autoridades universitarias deben colocar este tema en el centro de sus actuaciones. La protección del salario de los profesores universitarios está establecida en el artículo 102 de la constitución, las Normas de Homologación y todos los instrumentos jurídicos que regulan las relaciones laborales del profesorado. Su defensa cuenta con sólidas bases jurídicas. La declaratoria de Emergencia Humanitaria Compleja por parte de la UCV en el año 2018, no se ha superado, al contrario, se ha agravado. Por tanto, defender el salario es una demanda ética y humanitaria que debe involucrarnos a todos. Las razones académicas, jurídicas, éticas y humanitarias demandan asumir la lucha por salario. Lo primero es reconocer que con las actuales remuneraciones no es posible mantener al personal docente y de investigación, es decir, se pierde el personal que forma profesionales y es protagonista en la creación de conocimientos. De nada sirve, la reiterada actitud anti gremial de las autoridades y continuar fingiendo una normalidad que no es tal.

El aumento de salarios, conforme a lo que establece el marco jurídico que nos regula, es el medio para salvar la universidad de la deserción masiva y continuada de sus profesores, así como, permitiría corregir en forma progresiva la inequidad generada por las primas de gestión universitaria. Negar que esto último ocurre, es una distorsión, nos fragmenta y no brinda salidas para superar el problema.

Dijimos al inicio de este texto que los problemas de forma y fondo de las primas de gestión universitaria, se motivaron, porque se impusieron unilateralmente sin discusión alguna. Ahora con la solicitud de discutir el tema salarial en el CNU se repite la historia. Nuevamente en forma unilateral, al menos dos universidades de la AVERU van con dos propuestas distintas, cuando deberían, y lo pertinente es, que soliciten la presencia de la FAPUV, y si ello no ocurre deberían ir unificados con la propuesta salarial de la Federación profesoral.

La propuesta de ajuste salarial que defendemos se resume en el documento “Significado y Alcance de la Recuperación del Salario y la Seguridad Social de los Profesores Universitarios”. En él se plantea nuestro salario en dólares, recuperar las interescalas por dedicación y escalafón, los beneficios con y sin incidencia salarial, los beneficios de salud y previsión social. No es una propuesta idílica, es una plataforma de lucha, un programa que nos unifica.

Más allá de la conveniencia o no de las primas de responsabilidad o de cualquier otra naturaleza, lo que el profesorado requiere son condiciones salariales que justifiquen el esfuerzo que significa ser docente en una universidad autónoma hoy en día en Venezuela. Escuchar ese clamor y darle respuesta efectiva implica un trabajo común y la sincronización de intereses y esfuerzos de todos los actores universitarios en la única dirección posible: rescatar la dignidad de la profesión docente

Por último, motivado a que los ingresos de los profesores son nominales y también reales, reiteramos que la solicitud de 1300 profesores de incrementar la cobertura de SAMHOI y la cancelación de un bono humanitario mientras dure la pandemia, con recursos del FONJUCV, es un asunto pendiente.

Reducir los gastos de salud, fortaleciendo SAMHOI y sumar un aporte humanitario adicional a los que ha otorgado la APUCV, sería un aporte al ingreso real del profesorado ucevista.

APUCV Informa
No. 1106

INSTITUTO DE PREVISION DEL PROFESORADO DE LA UCV

Los Chaguaramos 1040 Caracas, VE

00582125369604 apucv.informa@ucv.ve

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s