LOS UNIVERSITARIOS QUEREMOS CLASES, PERO EL GOBIERNO LO IMPIDE

Los universitarios queremos clases, pero el gobierno no quiere, no está interesado en resolver la crisis.

Los profesores agremiados en FAPUV tenemos el máximo interés en reincorporarnos a la actividad académica presencial, para continuar formando juventudes, para el impulso de la investigación científica y tecnológica, para profundizar la relación de la universidad con la sociedad a través de la labor de extensión y para defender la universidad autónoma y de calidad desde adentro.

Denunciamos que lo que el gobierno pretende con el llamado a reinicio de actividades presenciales, con la complacencia de algunas autoridades, es fingir un funcionamiento normal de nuestras instituciones sin resolver ni uno solo de los graves problemas que de hecho lo impiden. Y llamamos a la lucha común por la solución efectiva y sostenible de esos problemas para que la vuelta a clases sea una realidad duradera y accesible para todos, estudiantes, profesores, empleados y obreros, sin distingo por razones de situación socioeconómica ni ubicación geográfica.

En la universidad venezolana, al día de hoy, se quebrantan todos los derechos y conquistas laborales, no se cumplen los beneficios estudiantiles, no se ha verificado la vacunación masiva contra el Covid 19, las condiciones físicas de las facultades están por debajo de los niveles requeridos para su funcionamiento, servicios básicos como agua, fluido eléctrico e internet son intermitentes, no hay seguridad interna, ni existen condiciones presupuestarias para que la Universidad cumpla con las medidas de bioseguridad según el área de trabajo. Las universidades han sido sometidas al desmantelamiento de estructuras, aulas, bibliotecas, oficinas, laboratorios, etc., y al robo de bienes y equipos producto del vandalismo.

La toma de las universidades por parte del gobierno ha ido avanzando destruyéndolas a su paso. Por solo poner tres ejemplos: 1) Con el pago de salarios por la plataforma patria, las universidades perdieron el control administrativo sobre la nómina con implicaciones nefastas para el personal y para las asociaciones e institutos de previsión que no reciben oportunamente las retenciones, lo que afecta su funcionamiento y el salario de los trabajadores de dichas instituciones. 2) El impedimento para la realización de elecciones de autoridades ha agotado las gestiones y liquidado la democracia universitaria. 3) La política gubernamental de pulverización del salario y de desconocimiento de la intangibilidad y progresividad de los derechos ha generado el éxodo masivo de profesores, enormes dificultades para garantizar el necesario relevo ya que los concursos quedan vacíos y ha llevado a la pobreza extrema a personal activo y jubilado.

Nuestras asociaciones de profesores son las primeras interesadas en el reinicio de actividades académicas. Para ello, en reunión de junta directiva celebrada el 17-09-2021, identificamos y acordamos por unanimidad un conjunto de exigencias que deben ser atendidas en lo inmediato, dada la necesidad imperiosa de que se activen las universidades. Estas exigencias son:

  1._ Mejora significativa en los sueldos y salarios de todo el personal que labora en la Universidad y seguridad social, con énfasis en seguro de HCM y atención primaria en salud.

   2._ Condiciones de bioseguridad para proteger al personal y a los estudiantes de la pandemia.

  3._ Vacunación de todo el personal y a los estudiantes.

  4._ Reparación y mantenimiento de todas las instalaciones que actualmente están en condiciones de poco uso o de imposibilidad de uso. Sobre todo, en los espacios donde se desarrollan actividades académicas de extensión, investigación y posgrado.

   5._ Mantenimiento y reposición de equipos y prestación de los servicios fundamentales de agua, servicio eléctrico e internet.

  6._ Acondicionamiento de las aulas y escalonamiento de las actividades con grupos pequeños de estudiantes de modo de garantizar el cumplimiento de las medidas de distanciamiento social mientras dure la pandemia.

 7._ Providencias estudiantiles suficientes con énfasis en becas, atención en salud, transporte, comedores y acceso a internet.

8._ Seguridad en el campus.

9.- Equipos y plan de datos para las actividades bajo la modalidad virtual.

10.- Inicio de los procesos de elección de autoridades

La reincorporación a las aulas debe partir de la discusión acerca de la situación universitaria, de la restitución del derecho de los universitarios a elegir a nuestras autoridades, del cese de los distintos mecanismos de intervención y violación de la autonomía universitaria, incluido el secuestro del presupuesto universitario que debe ser suficiente y administrado por las universidades.

Demandamos de las autoridades y consejos universitarios de facultad y de escuela el apoyo a estas exigencias, y llamamos a los demás gremios universitarios, así como a los gremios del subsistema de educación básica y media, a la lucha común por el derecho a la educación en Venezuela.

Los profesores universitarios queremos el retorno a clases, y exigimos las condiciones aquí expuestas, para que dicho retorno pueda ser materializado.

Junta Directiva

ES FAPUV UNA TIERRA DE HORIZONTES ABIERTOS, EN LA CUAL SE SIEMBRAN LUCHAS Y SE COSECHAN DERECHOS

La IVCCU

UNA FARSA PARA DESTRUIR LA ACADEMIA Y LOS DERECHOS LABORALES DE LOS UNIVERSITARIOS

El gobierno venezolano desconoce a la legítima dirigencia sindical y gremial de las universidades para imponer un convenio colectivo anticonstitucional y contrario a la esencia de toda convención colectiva de trabajo, que viola el derecho al salario digno, destruye la carrera académica y acaba con todas las conquistas laborales del sector.

La Constitución nacional y los Convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) núm. 98 sobre el derecho de sindicación y de negociación colectiva, 1949, y núm. 87 sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación, 1948, han sido nuevamente violados en nuestras universidades públicas.

El pasado 28 de mayo, sin participación de la FAPUV, FETRAESUV, FENASIPRUV, FENASOESV y los Sindicatos de Trabajadores Universitarios no Federados, organizaciones que congregan a más del 90% de los trabajadores universitarios, el gobierno venezolano inició la “discusión” de la IV Convención colectiva de los universitarios con la ftuv, federación afiliada a la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores (CBST), absolutamente funcional al partido de gobierno y nada representativa de los universitarios.  

La instalación de esas mesas de negociación con los ministerios del Trabajo, de Planificación y Universitario, fue ampliamente rechazada por los trabajadores universitarios cuyos intereses no estuvieron ahí representados. No obstante, el pasado 28 de julio se anunció la firma del convenio y se dieron a conocer unas tablas salariales cuyo salario más elevado, el de profesor titular a dedicación exclusiva, es de once dólares ($ USA 11), cuyo valor se reduce cada día con la devaluación de nuestra moneda.

LA DESTRUCCIÓN DE LA RACIONALIDAD ACADÉMICA Y LA DEGRADACIÓN DEL SALARIO

Oficialmente, de la IV CCU solo se ha dado a conocer la tabla salarial y un instructivo enviado a las universidades que resultó peor a lo que se venía pagando desde el mes de mayo. Lo primero que evidencia la tabla es que no hubo discusión de la cláusula salarial en la supuesta negociación colectiva, ya que la tabla es la misma que viene imponiendo el gobierno unilateralmente a partir de 2018, que consiste en equiparar el primer salario, el de obrero 1, al salario mínimo, y construir la tabla a partir de ahí aplicando la interescala aplanada, impuesta también por el gobierno, mediante el memorando 2792, del Ministerio del Trabajo. Una convención colectiva sin negociación de la cláusula salarial es, en Venezuela y en cualquier lugar del mundo, una farsa total. Por eso afirmamos que la IV CCU no es una convención sino una patraña, de la misma manera que la tabla no es salarial, sino un fraude a los universitarios.

Además, la fijación del salario mínimo, que determina toda la tabla, se hace sin consultar con las organizaciones de trabajadores, violando el convenio 26 sobre salario mínimo de la OIT, con alevosía, para no remunerar el trabajo en la administración pública.

A continuación, en el cuadro 1, comparamos el salario impuesto a través de la IV CCU con el salario conquistado, veinte años antes por FAPUV, a través de las Normas de Homologación.


En este cuadro se comparan los salarios de la IV CCU negociada en 2021 por la ftuv con el gobierno de Nicolás Maduro, con las NORMAS DE HOMOLOGACIÓN, negociadas por FAPUV con el gobierno de Hugo Chávez en el año 2001. En él, se advierte una interescala que estimula el ascenso y la carrera académica en 2001, vs una interescala disminuida, en perjuicio de la carrera académica, en 2021. Salta a la vista la desaparición del salario como justa contraprestación por el trabajo en la IV CCU. El profesor de mayor escalafón y dedicación pasó de dos mil seiscientos cincuenta y nueve dólares al mes en 2001 a once dólares al mes en 2021: una diferencia abismal. De esos once dólares para abajo es, hoy, la “remuneración” de todos los demás.

De acuerdo con la CRBV los derechos laborales son progresivos. Las Normas de Homologación solo pueden ser sustituidas por acuerdo entre las partes, por un instrumento mejor. Lo que se ha hecho es todo lo contrario: la imposición de un instrumento peor para acabar con las conquistas socioeconómicas y la calidad de vida de los universitarios.

De este modo el gobierno viola el artículo 91 de la CRBV, garante de la suficiencia del salario, el cual establece la revisión anual del salario mínimo vital tomando como referencia el costo de la canasta básica; viola igualmente el artículo  102 de la CRBV, que obliga al Estado a asumir la educación “como función indeclinable y de máximo interés en todos sus niveles y modalidades, y como instrumento del conocimiento científico, humanístico y tecnológico al servicio de la sociedad”, ya que lo que ha hecho al negarse a remunerar el trabajo en el sector es retirarse de esa obligación. Y viola igualmente el art 104 de la CRBV según el cual, el Estado debe garantizar la estabilidad en el ejercicio de la carrera docente “en un régimen de trabajo y nivel de vida acorde con su elevada misión”.

Y por supuesto, viola el artículo 13 de las Normas de Homologación que establecen el ajuste de las tablas de sueldos y beneficios adicionales del personal docente y de investigación de las universidades nacionales, cada dos años, por parte del Consejo Nacional de Universidades (CNU) en consulta con FAPUV, “tomando en cuenta como criterio para su modificación el índice promedio del costo de la vida durante los dos años anteriores”, y cuya vigencia reivindicamos.

No conforme con eso, en las disposiciones finales del documento de la IV CCU, se prohíbe el acuerdo de nuevos beneficios a través de actas convenio u otros instrumentos entre las universidades y gremios y sindicatos. Eso dificulta la actuación de las universidades para garantizar remuneraciones adicionales, dadas las circunstancias, aunque los recursos provengan de ingresos propios. Es una camisa de fuerza que hay que romper, porque también se establece que no se pueden introducir nuevos proyectos contractuales, aunque esta convención sea una farsa. Estas disposiciones demuestran la confabulación del gobierno y su federación apéndice para tratar de impedir la demanda de reivindicaciones por parte de los universitarios, y así mantenerlos en la miseria.

OTROS CONCEPTOS ANTICONSTITUCIONALES

El atentado oficialista contra la Universidad no se trata solo del salario o, mejor dicho, de la ausencia de salario para su personal. Por las redes sociales ha sido distribuido un mamotreto, calificado como definitivo, con muchas similitudes y algunas diferencias con el proyecto difundido por la federación creada y controlada por el ministerio. Dicho documento no cumple con la doctrina de la negociación colectiva, que estructura los contratos en cláusulas económicas, administrativas, sindicales y gremiales, sino que está constituido por un rosario de 92 cláusulas en 8 módulos.

1. Desconocimiento del derecho a la negociación colectiva.

El rechazo de FAPUV a la IV CCU en su totalidad, por anticonstitucional, es unánime. La imposición de esta convención constituye un grave incumplimiento por parte del Estado del artículo 96 de la CRBV que garantiza el derecho a la negociación colectiva voluntaria y a celebrar convenciones colectivas de trabajo; y del Convenio 98 de la OIT sobre el derecho de sindicación y negociación colectiva, ratificado por nuestro país (G.O N°28.709 Extraordinaria del 22/08/68), que es uno de los ocho convenios considerados como derechos fundamentales del trabajo.

Como se pudo advertir en el cuadro 1, la sustitución de las Normas de Homologación por la modalidad de contrato único, que ha sido utilizada para impedir que el gremio representativo de los profesores universitarios discuta sus condiciones de trabajo y remuneración, ha destruido todas las conquistas laborales y calidad de vida de los universitarios. El abismo entre los resultados de uno y otro instrumento es colosal. Con el argumentode unificar las condiciones de trabajo de todo el personal del sector de educación universitaria, el gobierno acabó con la negociación colectiva y la libertad sindical de los trabajadores y de las organizaciones sindicales y gremiales que los representan al promover una organización paralela y nada representativa, que funciona como tentáculo del ministerio.

El argumento tradicional del gobierno para no discutir con las federaciones mayoritarias del sector universitario ha sido la mora electoral. Se nos niega el derecho a la negociación colectiva por no haber podido renovar las directivas de nuestras organizaciones, aunque eso responda a las restricciones de que se ha valido el Consejo Nacional Electoral (CNE) para imposibilitar las elecciones sindicales y gremiales. La Comisión de Expertos y la Comisión de Encuesta de la OIT han reprochado el mecanismo de “mora electoral” en sus observaciones al cumplimiento del Convenio 87 de libertad sindical, pero el gobierno insiste. Sin embargo, la federación oficialista, creada en el ministerio del trabajo el 1º de mayo de 2015, jamás ha hecho elecciones y con ella usurpando la representación de los trabajadores, el gobierno sí “negoció” la IV CCU.

Con esta nueva violación al derecho a la negociación colectiva de los universitarios, además de incumplir los citados convenios y las recomendaciones de la Comisión de Expertos, y de la Comisión de Encuesta de la OIT, el gobierno desconoce las últimas dos reuniones del Consejo de Administración de la OIT, donde se le ha exhortado a dejar de atropellar a los trabajadores de Venezuela y a respetar y cumplir los convenios internacionales suscritos por la nación en esta materia.

2. Desnaturalización de lo que es un contrato colectivo de trabajo

El documento de la IV CCU desnaturaliza el propósito y alcance de una convención colectiva, y es inaceptable en su forma y contenido. Veamos algunos de sus despropósitos:

  • El llamado módulo de desarrollo productivo (módulo 1) le concede a la ftuv cometidos de gestión y formulación de políticas para los cuales no tiene competencia, y que en algunos casos contrarían a la Ley de Universidades. Según esto, por poner un ejemplo, van a desarrollar un “modelo científico y tecnológico” para “la construcción del modelo productivo socialista”, en abierta contradicción con el artículo 102 de la CRBV que establece taxativamente que la educación es un servicio público y se fundamentada en el respeto a todas las corrientes del pensamiento. El propósito real de este módulo es intervenir espacios fundamentales de las universidades, usando a la ftuv como caballito de Troya.
  • El llamado módulo de defensa integral de la nación (módulo 2) es completamente improcedente en una convención colectiva, y pasa también por la violación de la autonomía universitaria. Ni nuestras asociaciones de profesores ni el movimiento sindical en general tienen nada que hacer con la supuesta unión cívico militar de que se habla en la cláusula 10, pero que no contempla nuestra Constitución; mucho menos con la conformación de cuerpos de combatientes, así como tampoco con la promoción de actividades militares en las instituciones universitarias. No solo nos negamos a aceptar la sustitución del birrete por una gorra militar, sino que rechazamos la creación de este tipo de organización paramilitar en nuestras universidades, y denunciamos que su finalidad es la represión a nuestras luchas por la universidad autónoma y de calidad.

A la vez que incorpora políticas y cometidos que nada tienen que ver con cuna convención colectiva de trabajo, el documento de la IV CCU deja de lado la grave crisis social que sufren los universitarios en el actual contexto de hiperinflación y emergencia humanitaria compleja.

  • El llamado módulo social (módulo 3), desde el punto de vista de las acciones necesarias que demanda la emergencia humanitaria compleja que sufre nuestra sociedad y golpea especialmente a los universitarios, no aporta ninguna solución real, significativa. Lo que sí hace es crear un “estado mayor de salud universitario” para meter a la ftuv en la gestión ministerial del sistema de salud. Mientras el módulo 4 de desarrollo integral del trabajador le entrega a la ftuv la dirección de una escuela “del servidor público y dirección universitaria” ¿Qué irán a enseñar ahí?
  • En relación con los ajustes de la pensión de jubilación, el documento de la ICV CCU desconoce el artículo 68 de la Ley Orgánica del Sistema de Seguridad Social, que establece que las pensiones mantendrán su poder adquisitivo constante. El cuadro 1 sobre salarios refleja, en la columna correspondiente al año 2001, lo que significaría restituir a valor presente el monto de las jubilaciones y pensiones. En Venezuela se perdió el derecho a la jubilación ya que nadie puede vivir con los montos que se cancelan, por lo que luego de su jubilación el trabajador debe buscar otro trabajo para su manutención. Pero llega una edad en que esto ya no es posible, razón por la cual los jubilados y pensionados del sector universitario, han sido arrastrados por el gobierno y su federación a la pobreza más extrema.   No hay en el documento de la IV CCU medida alguna para atender esta grave situación, a pesar de su urgencia.
  • Al igual que el salario y las pensiones, la hiperinflación acabó con las prestaciones y los ahorros. En el módulo 7, la IV CCU repite lo que establecen los artículos 142 al 144 del DLOTTT, y promete leer una propuesta de la ftuv para restituir su valor. ¿No se supone que estaban negociando para hacer realidad las propuestas? El desfalco al patrimonio de los universitarios, al ahorro de miles de vidas completas de trabajo merece respuestas efectivas, acuerdos urgentes, en la grave situación social actual. Eso sí es una función inherente a una negociación colectiva. El robo de las prestaciones sociales es desestimado por la IV CCU

La insistencia, que se observa a lo largo del documento, en incluir objetivos que nada tienen que ver con un convenio de trabajo o con la actividad sindical, es parte de una política, de un proyecto autoritario y militarista, cuya más relevante manifestación normativa la encontramos en el Decreto de Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras (DLOTTT) que estableció esa clase de objetivos, los cuales han sido expresamente criticados por la Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones de la OIT en sus observaciones relativas al Convenio 87. Y la exclusión de objetivos fundamentales de una convención de trabajo como lo son el salario, las jubilaciones y las prestaciones sociales, que la IV CCU deja como estaban a pesar de la emergencia social, es la mejor demostración que esa IV CCU no es una convención colectiva de trabajo sino una mascarada. 

3. Destrucción de la carrera académica

En el documento de la IV CCU, el gobierno asienta como propósito la violación a la libertad de pensamiento como derecho humano y político, y al principio de universitas, que es la esencia de la Universidad, cuando señala que las universidades estarán alineadas con el pensamiento socialista. Así mismo, le concede a la federación oficialista poderes plenipotenciarios para desconocer la esencia de lo que es un profesor universitario, destruir la carrera académica y violar la autonomía universitaria.

  • El documento de la IV CCU, en sus definiciones (cláusula 1) elimina la figura de los profesores universitarios y habla de “trabajadores docentes y de investigación”. Ocurre que los profesores universitarios hacemos investigación, docencia, extensión, además de administración de la academia. Todo eso lo resume la hermosa frase “profesor universitario” usada en todos los estamentos nacionales e internacionales referidos al personal docente y de investigación de las universidades, en la vigente Ley de Universidades (LU), los reglamentos internos de las universidades, los acuerdos federativos (Normas de Homologación) y las actas convenio institucionales; además, fue ratificada en la II CCU.
  • El documento de IV CCU “definitiva” le entrega a la desprestigiada ftuv, vale decir, al PSUV, la participación en la confección del calendario académico (cláusula 42), en la convocatoria y organización de concursos para el ingreso del personal docente (cláusula 46) y en la elaboración de los reglamentos de ascenso del personal docente (cláusula 50). Esto es inaceptable desde todo punto de vista. La pretendida intromisión de la ftuv, en la toma de decisiones en cuanto a la administración de la academia, amenaza la autonomía universitaria, la carrera académica y la calidad de la labor de investigación, docencia y extensión en nuestras universidades. La clara intervención del gobierno con este invento es El gobierno utilizar a la ftuv para intervenir y violar la autonomía universitaria aparentando que esa intervención es un derecho que canaliza una organización sindical.

4. Apropiación indebida del patrimonio de los universitarios por parte de la federación del gobierno.

La federación creada y mantenida por el gobierno se prepara para apropiarse indebidamente del dinero de previsión social de todas las universidades. Para ello, a través del art 59-60 le entregan el 5% de previsión social a la ftuv, “para sus gastos administrativos” para el año 2021 y 7% para el año 2022, mientras a través de la plataforma patria, con el secuestro de la nómina, confiscan los aportes que los profesores les damos a nuestras asociaciones, además de los aportes de la caja de ahorro.

La creación del Instituto de Previsión Social para los Trabajadores Universitarios para gestionar todo lo referente al tema de la salud, los servicios funerarios, la alimentación, la vestimenta, la atención para el deporte, la cultura y otros temas dirigidos a la protección de los trabajadores universitarios, se establece en la Cláusula # 28,  y es muy grave que disponga que una federación patronal y de maletín, sin presencia en la mayoría de nuestras universidades, maneje a discreción  los recursos de previsión social de todos los universitarios. Esta cláusula es excluyente y regresiva, antigremial y anticonstitucional.

A MANERA DE CONCLUSIÓN

El análisis precedente deja bien claro que el verdadero propósito de impedir la negociación de las condiciones de trabajo de los profesores universitarios por su organización gremial legítima que es FAPUV, es la imposición de la miseria, la destrucción de la carrera académica y, con ella, la destrucción de la Universidad Autónoma.

Para que haya una verdadera negociación colectiva hay que hacer hincapié en la participación de las federaciones mayoritarias de profesores, empleados y obreros, y en la revisión del tema salarial que restituya el valor de los salarios, hoy completamente destruidos. Y deben participar también las universidades, representadas por sus autoridades, porque la universidad venezolana es autónoma, y esa autonomía es de carácter pleno y originario.El MPPEU solo es el patrón en los Institutos y Colegios Universitarios, ya que el personal firma su contrato con el Ministerio. El diálogo que conduzca a una verdadera convención debe ser, por ende, tripartito.

En consecuencia, el gremio insiste en el llamado a las autoridades universitarias para que no se limiten a aplicar la IV CCU sin pronunciamiento ni lucha alguna.  La autonomía universitaria, la calidad y equidad de acceso a la educación y los derechos laborales y condiciones de vida y de trabajo de los universitarios son demandas fundamentales que deben ser enarboladas y defendidas por toda la comunidad universitaria.

Junta Directiva

ES FAPUV UNA TIERRA DE HORIZONTES ABIERTOS, EN LA CUAL SE SIEMBRAN LUCHAS Y SE COSECHAN DERECHOS

fapuv@cantv.net      https://es-la.facebook.com/fapuv     https://twitter.com/FAPUV https://web.telegram.org/#/im?p=@InfoFAPUV   https://infofapuv.wordpress.com/

NOTA DE CONDOLENCIA

La Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (FAPUV) y su personal de apoyo, manifiestan su profundo pesar por el fallecimiento del Profesor

Guillermo Sucre

Q.E.P.D.

Profesor de la Escuela de Letras de la Universidad Central de Venezuela, fundador de la Maestría de Literatura Hispanoamericana en la Universidad Simón Bolívar, defensor de la autonomía universitaria y de la libertad, ensayista imprescindible, crítico literario, traductor y poeta.

Guillermo Sucre fue un consecuente defensor de la democracia, lucha que le valió cárcel y exilio, y guía admirado por generaciones de jóvenes universitarios.

Expresamos nuestras palabras de pésame a su amada compañera María Fernanda Palacios, demás familiares y amigos.

Paz a su alma de poeta

¡Exigimos la libertad plena de Javier Tarazona, Rafael Tarazona y Omar de Dios García!

El profesor de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL), defensor de los derechos humanos en Venezuela, y director general de Fundaredes Javier Tarazona, fue detenido arbitrariamente junto a los activistas Rafael Tarazona y Omar de Dios García (integrantes de su equipo de trabajo) y Jhonny Romero, director del Comité Nacional de Familias Víctimas de Desapariciones y Trata en las Costas de Venezuela (Mayday Confavifdt), el pasado 02 de julio del presente año en la ciudad de Coro, estado Falcón, cuando denunciaban en el Ministerio Público actos de acoso y persecución por parte de funcionarios de Polifalcón y el SEBIN.

Jhonny Romero fue liberado horas después del arresto y los demás detenidos fueron trasladados a la sede del SEBIN en Caracas. El Tribunal 3 de Control con competencias en terrorismo dictó hoy.03-07-2021, medida privativa de libertad contra los tres integrantes de Fundaredes, y estableció “La Planta“ como centro de reclusión.

Las vulneraciones a los derechos humanos cometidas contra el profesor Tarazona y sus acompañantes están contenidas todas en el reciente informe emitido por la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, especialmente en cuanto a: intimidación, persecución, detención arbitraria, desaparición forzada y a no dejarlo asistir por sus abogados, ya que se les negó el derecho a nombrar abogado y se les impuso un defensor público. El profesor Javier Tarazona, Rafael Tarazona y Omar de Dios García son presos políticos.

La Federación de Asociaciones de Profesores de Venezuela se suma al clamor nacional por la liberación inmediata del profesor universitario Javier Tarazona, de Rafael Tarazona y Omar de Dios García, activistas de Fundaredes, presos políticos del régimen oprobioso de Nicolás Maduro.

¡Exigimos la libertad plena de Javier Tarazona, Rafael Tarazona y Omar de Dios García!

“ES FAPUV UNA TIERRA DE HORIZONTES ABIERTOS, EN LA CUAL SE SIEMBRAN LUCHAS Y SE COSECHAN DERECHOS”

fapuvdirectivos@gmail.com   https://es-la.facebook.com/fapuv     https://twitter.com/FAPUV https://web.telegram.org/#/im?p=@InfoFAPUV   https://infofapuv.wordpress.com/

NOTA DE CONDOLENCIA

La Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (FAPUV) y su personal de apoyo, expresan su profundo pesar por el fallecimiento de

ALBA AVILÁN DÍAZ

Q.E.P.D.

Profesora de la Universidad Nacional Experimental de los Llanos Ezequiel Zamora (UNELLEZ), ex Presidenta de la Asociación de Profesores de la UNELLEZ (APUNELLEZ), como miembro de la Junta Directiva de FAPUV Alba dejó huella por su gran personalidad y compromiso demostrado en todas las actividades y jornadas de lucha, en particular en la huelga de hambre de 2011 en la cual participó como huelguista en defensa de los derechos de todos los universitarios.

 Mujer valiente y bondadosa, madre, abuela y gran amiga, su pérdida nos ha dejado un profundo dolor. Nunca olvidaremos su paso por nuestras vidas.

Expresamos nuestras condolencias a su familia y amigos, a la APUNELLEZ y a la comunidad de la UNELLEZ.

 Que Dios la lleve al descanso eterno.

PAZ A SU ALMA

LAS FEDERACIONES DEL SECTOR UNIVERSITARIO RECHAZAN EL PROYECTO DE IVCCU DE LA ftuv Y SU DISCUSIÓN A ESPALDAS DE LOS UNIVERSITARIOS Y SUS FEDERACIONES MAYORITARIAS

En nombre y representación de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela, (FAPUV), la Federación de Trabajadores de la Educación Superior en Venezuela (FETRAESUV), la Federación Nacional de Sindicatos de Profesionales en funciones administrativas de las Universidades de Venezuela (FENASIPRUV), la Federación Nacional de Sindicatos de Obreros de la Educación Superior en Venezuela (FENASOESV) y los Sindicatos de Trabajadores Universitarios no Federados, organizaciones que agrupan a todas las categorías de trabajadores del sector universitario, rechazamos la instalación de mesas de negociación de la IV Convención Colectiva Única del sector universitario (IVCCU) con los ministerios del Trabajo, de Planificación y Universitario y la ftuv, sin las federaciones representativas del sector universitario

Este acto viola el derecho de libre asociación consagrado en la Constitución en su artículo 95, y desconoce las recomendaciones de la comisión de encuesta de la OIT, así como de las últimas dos reuniones del Consejo de Administración de la OIT, donde se ha instado al gobierno venezolano a corregir sus atropellos en contra de los trabajadores de Venezuela y a respetar y cumplir los convenios internacionales suscritos por la nación en esta materia

En el proyecto presentado por la ftuv no hay discusión salarial, ya que la cláusula 57 del proyecto titulada “salario básico” lo que establece es que el primer salario de la tabla será el salario mínimo y a partir del mismo se aplicará el tabulador. Es decir, el gobierno va a continuar fijando el salario, práctica ésta que ha conducido a que en la actualidad no se remunere nuestro trabajo, ya que montos entre 3 y 10 dólares al mes como los que se perciben no reponen ni siquiera  la fuerza de trabajo de un día.

La imposición de un proyecto de convención colectiva que no ha sido discutido con las bases ha sido ampliamente rechazada por los trabajadores universitarios cuyos intereses no están ahí representados. Para que haya una verdadera discusión es imprescindible la participación de las federaciones mayoritarias de profesores, empleados y obreros, como también es necesaria una revisión del tema salarial que restituya el valor de los salarios, hoy completamente destruidos.

Reiteramos, igualmente, nuestro rechazo a la sustitución de las universidades como empleadores, a través de la Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU), del Ministerio de Educación Universitaria y el secuestro de la nómina para el pago del salario por el sistema Patria, la cual se ha implementado por la vía de la práctica sin nuestro consentimiento, en desmedro del funcionamiento de sindicatos de trabajadores y de asociaciones de profesores, ya que los descuentos de nuestros aportes a nuestras organizaciones que las universidades hacían del pago por nómina y depositaban en las cuentas de las organizaciones sindicales, no se están cumpliendo, así como tampoco los aportes por beneficios de salud para los institutos de previsión ni los aportes para las cajas de ahorro.

De este modo, el gobierno le ha arrebatado a las universidades la competencia de administrar y pagar la nómina, y a las organizaciones sindicales, gremiales y previsionales su única fuente de sustento, como lo son los aportes de sus afiliados.

El argumento del gobierno para no discutir con las federaciones mayoritarias del sector universitario, ha sido la mora electoral. Pero ocurre, que es el propio Consejo Nacional el que se ha encargado de impedir que nuestras federaciones hagan sus elecciones. Por otra parte, la ftuv jamás ha hecho elecciones y es la que le firma las convenciones al gobierno, usurpando la representación de los trabajadores.

Lo que procede es la derogatoria de todas las normas que socavan la autonomía de nuestras organizaciones y la realización de una verdadera negociación con la participación de todas las federaciones, que restituya los derechos laborales que le han sido arrebatados a los trabajadores del sector universitario en Venezuela, en los últimos años, incluyendo el valor del salario y todas las cláusulas de seguridad social.

¡Exigimos la restitución de la negociación colectiva y la libertad sindical!