Jornada nacional de recolección de firmas por SALARIO SUFICIENTE PAGADERO EN DÓLARES

LOS TRABAJADORES NOS DIRIGIMOS A LOS PODERES PÚBLICOS NACIONALES, EN PARTICULAR AL PODER EJECUTIVO Y AL PODER LEGISLATIVO DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

Hoy, en Venezuela, la prolongada hiperinflación ha pulverizado el valor del salario y el valor de nuestra moneda, razón por la cual el dólar se ha convertido en moneda de uso corriente en prácticamente todas las transacciones comerciales y en valor de referencia para la fijación de los precios. La pulverización del salario ha sometido a los trabajadores y sus familias a la pérdida continuada de todos sus derechos sociales y al hambre. En consecuencia, DEMANDAMOS el cumplimiento estricto del artículo 91 de la Constitución Nacional sobre el SALARIO SUFICIENTE con base en el costo de la CANASTA BÁSICA familiar, y que ese salario sea pagado en DÓLARES.

 Nombre y apellidoCédulaFirma
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
Planilla para la recolección de firmas

Día del Trabajador en Venezuela

Este Primero de Mayo, las organizaciones sindicales y gremiales con sede en la ciudad capital acordamos conmemorar el día del trabajador con una marcha cuyo punto de concentración fue definido de común acuerdo en la Plaza Brión. Ahí, ordenados por sectores y con una nutrida participación, salió la marcha hacia la Plaza Altamira. FAPUV marchó con el sector educación, como parte del esfuerzo por articular las luchas de los docentes del país

El presupuesto insuficiente de las istituciones uiversitarias, el salario prácticamente inexistente e impuesto de manera unilateral por el ejecutivo nacional, la destrucción de nuestros servicios de salud y previsión social, el robo de nuestras pestaciones sciales,la discriminación al personal jubilado y pensionado, y la violación de la progresividad e intangibilidad de nuestros derechos, nos obligó a incorporar, en esta jornada de protesta, la demanda de un cambio político, económico y social en Venezuela.

Con esas mismas demandas, nuestras asociaciones se movilizaron a nivel nacional. Denunciamos que el gobierno, ni siquiera por tratarse del Día del Trabajador, respetó el derecho de los venezolanos a protestar pacíficamente, arremetiendo contra los manifestantes en las distintas regiones.

La Junta Directiva de FAPUV expresa su solidaridad con todas las víctimas de la represión y en particular con el Prof. José Luis Sánchez, de la Escuela de Administración del Núcleo de Sucre de la Universidad de Oriente (UDO), quien resultó herido de bala en el estómago por un criminal armado, supuesto miembro de la policía municipal, al momento de finalizar la marcha convocada para conmemorar el Día del Trabajador.

La conducta represiva de los organismos del Estado venezolano por órdenes de los usurpadores es cada vez mayor, accionar que rechazamos de manera contundente por lo que exigimos a los usurpadores que abandonen el país para que los venezolanos de bien nos dediquemos a trabajar por la reinstitucionalizacion y recuperación del país y de nuestro núcleo familiar

Al Prof. Sánchez y a su familia nuestro mensaje de fe y esperanza por su pronta recuperación.

FAPUV RECHAZA LAS TABLAS DE HAMBRE Y CONVOCA A LA LUCHA POR EL CAMBIO POLÍTICO EN VENEZUELA

El pasado 10 de abril, FAPUV denunció ante la opinión pública nacional el envío por parte de la OPSU de un instructivo con nuevas tablas salariales para su aplicación en el sector universitario, con ajustes que oscilan entre un 16 y un 22% de dependiendo del escalafón, en un contexto de hiperinflación cuya tasa interanual entre marzo de 2018 y marzo de 2019, fue de 1.623.656% (un millón seiscientos veintitrés mil seiscientos cincuenta y seis por ciento), de acuerdo con los cálculos de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional.
A ese mísero ajuste se le agrega la bonificación del “salario” a través del llamado “Complemento de Estabilización Económica Temporal”, que viola la igualdad de derechos de activos y jubilados, contemplados en las Normas de Homologación, Actas Convenio y Contratación Colectiva al excluir al personal jubilado, pensionado y sobreviviente de dicho beneficio.
No se trata, en esta oportunidad, de una decisión de OPSU ni de una política dirigida exclusivamente al sector universitario. En la administración pública centralizada, los tabuladores salariales fueron ajustados de la misma manera: sorpresiva y unilateralmente, a través de un instructivo, en porcentajes irrisorios en comparación con la inflación, con el mismo bono de 40% sobre el salario tabla, sin incidencia salarial y solo para los activos.
Así mismo, las tablas comienzan en un salario mínimo que sigue siendo de Bs. 18.000, lo que representa 4,3 dólares mensuales, al cambio oficial. Esto pone en evidencia, sin lugar a dudas, que el Ejecutivo Nacional, de manera deliberada, consciente y continuada, mata de hambre, literalmente, al pueblo trabajador, y es el empleador que peor ha remunerado el trabajo en toda la historia de la Humanidad.


La imposición de estas tablas de hambre, regresivas en relación con la estructuras de los tabuladores, beneficios adicionales y fórmula de cálculo de los mismos, que son conquistas de décadas de lucha del movimiento universitario, constituye una ratificación de la negación del derecho a la contratación colectiva y a la libertad sindical, lo que viola los derechos laborales progresivos, la Constitución Nacional y los convenios de la OIT suscritos y ratificados por la Nación y de carácter supra constitucional.
Es tan miserable este ajuste de las tablas, que en esta ocasión, a diferencia de oportunidades anteriores, no hubo cadenas ni anuncios oficiales.
El artículo 91 de la Constitución establece que el salario, aun el mínimo, debe ser suficiente, y definirse de común acuerdo entre los representantes del empleador, el Estado y los trabajadores, tomando en consideración el costo de la canasta básica. En Venezuela, el salario de UN AÑO, no compra ni remotamente la canasta básica de un mes.
No hay manera, con estos salarios, de cumplir con las necesidades básicas de nuestras familias, así como tampoco hay forma, con este Ejecutivo Nacional, de vencer la hiperinflación, ni de negociar como gremio las condiciones de trabajo y remuneración, porque todo se impone. Los espacios democráticos para la lucha sindical y gremial han sido cerrados por el ex presidente Nicolás Maduro y esa es la realidad que determina el carácter de la lucha universitaria en la actualidad.
Esa es la razón, entonces, por la cual hoy, la lucha por un cambio político es el centro de la agenda gremial. Para recuperar nuestra calidad de vida es indispensable una apertura democrática que permita elecciones libres, discusión del presupuesto nacional y del presupuesto universitario en la Asamblea Nacional, y negociación de las condiciones de trabajo y remuneración.


FAPUV reitera su contundente rechazo y condena a esta nueva imposición de las tablas de hambre para el sector universitario y el sector público, en general. Exhortamos a las autoridades a hacer valer la autonomía universitaria y la normativa interna, y no aplicar la medida discriminatoria hacia los jubilados. Y llamamos a nuestros agremiados a enfrentar el acoso del Ejecutivo Nacional contra las universidades, sumándose a todas las actividades de protesta y de organización por el cambio político en Venezuela.

“ES FAPUV UNA TIERRA DE HORIZONTES ABIERTOS, EN LA CUAL SE SIEMBRAN LUCHAS Y SE COSECHAN DERECHOS”

fapuvdirectivos@gmail.com https://es-la.facebook.com/fapuv https://twitter.com/FAPUV https://web.telegram.org/#/im?p=@InfoFAPUV https://infofapuv.wordpress.com/

OPSU envía tabla con nuevos sueldos a las universidades

Hoy, 10/4/2019, la OPSU envió a las #UniVe un instructivo con nuevas tablas salariales para su aplicación en el sector.

Estos “salarios” apenas representan entre 16 y 22% de ajuste (dependiendo del escalafón) en relación con las tablas del mes de enero, mes en el cual la inflación fue de 191,6%; en febrero fue de 53,7%; y en marzo fue de 18,1% de acuerdo con los cálculos de la Asamblea Nacional, único poder público con credibilidad en Venezuela. Si ya en el mes de enero no se le podía llamar salario a los montos irrisorios que se perciben en nuestras instituciones públicas de educación superior, hoy, con esta hiperinflación, que los ajusten en tan bajos porcentajes es el colmo del cinismo del Ejecutivo nacional.

El documento enviado por OPSU contiene, además, unos criterios generales que reinciden en la bonificación del “salario” y en la discriminación a nuestros jubilados, al establecer (punto 4) un bono con nombre rimbombante de 40% sobre el salario base, sin incidencia salarial y solo para el personal activo.

El Ejecutivo nacional,continúa burlándose de los universitarios, violando los derechos laborales, pulverizando el ingreso familiar e imponiendo el hambre. No hay espacio democrático para negociar las condiciones de trabajo y remuneración de ningún sector laboral en Venezuela. Por eso, con todas las diferencias de visión que da el vasto espectro político nacional, hay consenso entre los distintos sectores laborales, en gremios y sindicatos del país, acerca de la imperiosa necesidad de una apertura democrática que le devuelva a la ciudadanía el poder de elegir libremente sus gobernantes, y el poder de discutir con el Estado-empleador las propias condiciones de trabajo y remuneración, en un marco de respeto a la Constitución Nacional, a los derechos progresivos y a los convenios internacionales suscritos y ratificados por la Nación.