Acerca de

En su cumpleaños 43, la UNELLARG sigue luchando por su autonomía

WhatsApp Image 2020-07-25 at 08.57.55
La Universidad Nacional Experimental de los Llanos Rómulo Gallegos (UNELLARG) fue creada el 25 de julio de 1977 por Decreto Presidencial de la República de Venezuela. Funciona en el estado Guárico, con sede principal en San Juan de los Morros, donde se encuentran las Áreas de Ciencias de la Salud, Agronomía, Odontología, Ciencias Económicas, Ingeniería de Sistemas, (Ingeniería, Arquitectura y Tecnología) y Ciencias Jurídicas y Políticas; y otra sede en Calabozo, donde se encuentran las Áreas de Ciencias de la Educación, Humanidades Letras y Artes.  Tiene núcleos en Zaraza, Valle de la Pascua y Altagracia de Orituco.

En la década de los años 70 del siglo XX, como respuesta al movimiento de renovación universitaria que cobraba fuerza en las universidades autónomas, el gobierno venezolano impulsó un sistema paralelo, con la creación de las Universidades Nacionales Experimentales, las cuales no gozaron de autonomía, reservándose el Ejecutivo Nacional la potestad de nombrar sus autoridades, hasta que lograran, con el correr del tiempo y después de sortear un sinfín de obstáculos, que se les concediera la autonomía y el derecho a elegir sus autoridades. Una de las Universidades experimentales así creadas, es la UNELLARG.

La UNELLARG logró que se le reconociera el derecho a elegir sus autoridades, pero fue intervenida a inicios del primer gobierno de Hugo Chávez. El Artículo 109 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) consagra la autonomía universitaria. Este principio fundamental fue vulnerado cuando se decidió la intervención de instituciones universitarias y la violación de sus normativas. En 1999, fue intervenido el proceso de democratización de la Universidad Nacional Experimental de los Llanos Rómulo Gallegos (UNELLARG) y luego, en orden cronológico, fueron intervenidas la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda (UNEFM), la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez (UNESR) y la Universidad Nacional Experimental de los Llanos Ezequiel Zamora (UNELLEZ).

En el caso de la UNELLARG, en marzo de 1999, el Ministro de Educación, Cultura y Deportes, Prof. Héctor Navarro, derogó el Reglamento vigente de la Universidad, por Resolución 19 de ese Ministerio; suspendió el proceso electoral en curso, y designó Rector interino por 6 meses, con el compromiso de elaborar un nuevo Reglamento para la realización de elecciones democráticas. Un año después, por Resolución 55 de fecha 22 de marzo de 2000, se dictó un nuevo Reglamento, publicado en Gaceta Oficial N° 36.917 de fecha 23-03-2000, en cuyo capítulo II, sección segunda, artículos 7° y 9°, se establece que Rector, Vicerrector Académico, Vicerrector Administrativo y Secretario General serán nombrados por el Presidente de la República por órgano del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes.

Las comunidades de las universidades intervenidas han sido víctimas de persecuciones, medidas represivas y vejaciones por parte de las autoridades impuestas, y no han dejado de exigir democracia y autonomía; no obstante, durante 20 años no se les ha permitido elegir a sus autoridades, a pesar de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), según Expediente N° 0445, de fecha 20-07-2000, ordenó al Ministerio dictar, en un lapso no mayor de seis (6) meses, la normativa que permitiera la participación de las comunidades universitarias de las instituciones intervenidas, en la elección de sus autoridades.

En la UNELLARG, a pesar de la cruenta represión por parte de las autoridades interventoras, el profesorado  ha seguido reclamando autonomía, democracia y condiciones de trabajo y de vida dignas.

 

NO HAY GARANTÍA DE REGRESO A CLASES

Nicolás Maduro y César Trómpiz han anunciado el reinicio de clases para el 16 de septiembre bajo el “Plan de Universidad en casa” y han planteado que en el mes de octubre podría considerase la vuelta a clases bajo la combinación de la modalidad presencial con la educación a distancia. Al respecto, debemos señalar que el calendario académico lo define la universidad autónoma y que la activación de un nuevo período académico no es posible sin salario suficiente, bajo ninguna modalidad.

En las actuales circunstancias de vulneración de nuestros derechos humanos, en las que el supuesto salario que se percibe en el mes no cubre ni siquiera la comida de un día, lo que constituye un atentado contra el derecho a la vida, y en las que la COVID-19 se ha sumado al hambre generalizada y a la situación de colapso de las universidades que ya se tenía, los universitarios estamos viviendo una verdadera tragedia y no hay condiciones para el reinicio de actividades.

La Universidad venezolana, sometida a dos décadas de cerco presupuestario, de persecución judicial a su autonomía, de violencia política y criminal, lleva ya varios años funcionando gracias a los universitarios que, a pesar de la pulverización del salario, hemos asumido la defensa de la universidad, la ciencia y la tecnología y el derecho a la educación en Venezuela. No vamos a renunciar a ese propósito, pero el gremio profesoral no puede sostener a las universidades. Sencillamente, no podemos.

El reinicio de actividades académicas pasa por garantizar a los universitarios un ingreso suficiente, y un sistema de seguridad social que funcione pues el hambre y las enfermedades hacen estragos en la comunidad universitaria. Pasa igualmente por revertir la destrucción del sistema de bienestar estudiantil, pues en este contexto de emergencia social y pandemia se amplía cada vez más la brecha de inequidad en el acceso a la educación por razones de carácter socioeconómico. Pasa por la discusión de las nuevas condiciones de trabajo que se plantean tanto para la educación a distancia como para la modalidad presencial en virtud del problema sanitario y de servicios existente en el país. Y pasa por la readecuación de los espacios universitarios y la dotación a los profesores universitarios de los equipos y servicios necesarios para cumplir con la modalidad virtual.

Con el discurso sobre el plan Universidad en casa y ahora con el llamado a clases semipresenciales, el ministerio está aparentando ante el país y ante el mundo que garantiza la educación universitaria, porque reparte cupos y órdenes, cuando la cruda realidad es que no están garantizando absolutamente nada. La realidad es que han secuestrado los recursos de funcionamiento y de salario de las universidades, y pretenden que ellas se reactiven a costa de nuestros derechos y de nuestras vidas. Ni siquiera han sido capaces de evitar los actos diarios de vandalismo y robos en las distintas universidades del país durante la cuarentena.

Por tal motivo, y luego del análisis por parte de nuestras asociaciones de la situación en cada una de sus instituciones, la Junta Directiva de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (FAPUV) reunida en sesión extraordinaria el día 07-09-2020, acordó por unanimidad dirigirse a las autoridades universitarios, a nuestras bases profesorales, a los demás sectores de la comunidad universitaria, al país y al mundo, a fin de hacer de su conocimiento las condiciones indispensables para que se pueda iniciar un nuevo período académico en nuestras universidades.

CONDICIONES INDISPENSABLES PARA EL REINICIO DE ACTIVIDADES ACADÉMICAS

SALARIO:

Para el reinicio de actividades demandamos la discusión con el gremio de nuevas tablas salariales, definidas en dólares aunque se paguen en bolívares, y por encima del costo de la canasta básica familiar definida por el CENDAS.  Las asociaciones de profesores han entregado a sus autoridades la propuesta de tablas salariales de FAPUV, elaborada con base en las Normas de Homologación, cuya plena vigencia reivindicamos, en virtud del principio de progresividad de derechos laborales.

SALUD

  • COVID-19: Dado que no tenemos seguro, y que siempre existe el riesgo de contagio en la universidad, se debe considerar la COVID-19 como enfermedad ocupacional. En consecuencia, la universidad cubrirá en su totalidad los costos del tratamiento, la atención hospitalaria y médica, de cualquier universitario que asista al campus por razones de trabajo y resulte positivo para COVID-19.
  • HCM:  Restitución de los recursos para un sistema de salud que se corresponda con el gasto real en Venezuela. Cobertura en HCM acorde con la realidad.
  • IPP: Pago de los recursos de previsión a los IPP, establecidos en los acuerdos federativos, los cuales están plenamente vigentes.

DIÁLOGO SOCIAL:  Se requiere una agenda de negociación entre cada universidad y su asociación para producir acuerdos suscritos por las partes en relación con las nuevas condiciones de trabajo y actualizar las actas convenio.

Se abrirá un canal de comunicación permanente entre el gremio y las autoridades

Reivindicamos la vigencia de las Normas de Homologación, cuya aplicación fue suspendida unilateralmente. Se deberá instalar la discusión de un mecanismo de recuperación del salario con base en las Normas de Homologación.

Se deberá instalar, igualmente, la discusión sobre el cálculo y pago de deudas por distintos conceptos con los profesores universitarios

PARA LA EDUCACIÓN A DISTANCIA: Además de salario suficiente, se deben garantizar las siguientes condiciones:

  • Cada profesor debe recibir la canasta básica de tecnologías propuesta por la CEPAL integrada por un computador portátil, un teléfono inteligente, una tableta y un plan de conexión para los hogares no conectados, o los recursos para adquirirla, de acuerdo con el cálculo hecho por el CENDAS. El plan de conexión debe incluir modem y router.
  • Acceso a internet con el mejor ancho de banda posible. Entre un 15 y un 20% de profesores universitarios de la región central, y alrededor de un 50% en los estados fronterizos, no tienen acceso a internet, dado que CANTV no llega a todos los hogares y no disponen de recursos para contratar con proveedores privados del servicio. Se deberá establecer un pago mensual por este concepto para todos los profesores que atiendan cursos en línea.
  • Actualización de la formación en entornos virtuales y apoyo técnico.
  • El plan de racionamiento eléctrico deja a los hogares, sobre todo en el interior del país, a veces hasta 12 horas sin el servicio, lo que le impide a profesores y estudiantes cumplir con la programación y daña los equipos. Para la educación a distancia es indispensable que se garantice un servicio eléctrico continuo.

PARA LA EDUCACIÓN PRESENCIAL: En este momento, las clases presenciales están descartadas. Para proteger la vida de estudiantes y profesores, empleados y obreros, solamente se iniciará la modalidad presencial en el caso de los cursos que no puedan ser impartidos a distancia, y luego del descenso sostenido y significativo, validado por expertos, de la curva de contagio de la COVID-19.  Hacemos un llamado a la conciencia de los universitarios a no ceder en esto. Se deberán cumplir, además, las siguientes condiciones:

  • Cumplimiento estricto de las normas de bioseguridad y la Locymat.
  • Implementación de protocolos de bioseguridad y dotación de equipos de protección personal. De no mantenerse la dotación de equipos de bioseguridad y materiales de limpieza no se seguirá laborando de manera presencial
  • Higiene y limpieza a fondo de las instalaciones universitarias.
  • Reparación de baños y dotación de agua corriente permanente
  • Grupos pequeños de estudiantes, salones amplios y aireados, y escalonamiento.
  • Transporte y regularización del suministro de combustible
  • Mantenimiento de infraestructura y seguridad en el campus, ya que durante la cuarentena han ocurrido por lo menos 139 incidentes de inseguridad y vandalismo.
  • Habilitación del servicio de comedor.

CO-GOBIERNO UNIVERSITARIO: Proponemos que losconsejos de escuela, facultad y universitario, aborden la discusión de estrategias para la defensa y relanzamiento de la universidad autónoma, que incluyan:

  • la actualización de sus reglamentos,
  • la democratización de la vida universitaria,
  • la captación de donaciones,
  • la generación de ingresos propios,
  • el rescate inmediato de institutos y centros de investigación para la producción del conocimiento científico.

La educación pública es responsabilidad del Estado. La situación en el subsistema público de educación básica en el país tiene muchos elementos en común con la de nuestras universidades. No hay, por ende, garantía de acceso a la educación pública en Venezuela en ninguno de sus niveles para el próximo período académico. Acabaron con la educación pública y hacen convocatorias a clases sin garantizar nada. No podemos permitir, como sociedad, que se aparente la prestación de un servicio fundamental como lo es la educación, mientras a nuestra juventud se le niega en la práctica el acceso y se atenta contra el derecho a la vida de los docentes. En la educación y el trabajo, está la clave para la superación de la emergencia social en Venezuela, la realización individual, el desarrollo de la ciencia y la tecnología y el impulso de una nueva estrategia de desarrollo. Esta lucha no es solo de los universitarios o de los maestros. Es de la sociedad en su conjunto.

¡SALARIO DIGNO PARA EL REINICIO DE CLASES!

¡CONVOCAMOS AL PAÍS A DEFENDER LA EDUCACIÓN DE SUS HIJOS!

JUNTA DIRECTIVA

“ES FAPUV UNA TIERRA DE HORIZONTES ABIERTOS, EN LA CUAL SE SIEMBRAN LUCHAS Y SE COSECHAN DERECHOS

infofapuv.com   fapuvdirectivos@gmail.com  https://www.facebook.com/fapuv   https://twitter.com/FAPUV  

APUCV Informa No.1107 NUEVAMENTE EL GOBIERNO DE FACTO ATENTA CONTRA LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES

Los lineamientos de la OPSU recibidos por la UCV los días 14 y 15 de julio, ratificados el 29 y 30 del mismo mes, plantean unilateralmente, por instrucciones del ministro para la Educación Universitaria, César Trompiz, eliminar en algunos casos y ajustar en otros, las primas de cargo, responsabilidad, jerárquicas y de confianza asociadas a la gestión directiva en las universidades. Estos lineamientos generan como resultado: una disminución de las remuneraciones del personal activo y jubilado que ejerce o ejercía tales responsabilidades en la institución. Esta arbitraria decisión es sorpresiva pero no es novedosa.

Es sorpresiva, porque se trata de beneficios con incidencia salarial que venía cancelando el Estado en forma recurrente y en consecuencia, cualquier variación suponía, en principio, consultar a las instituciones de educación universitaria y las organizaciones de trabajadores y en segundo lugar, porque todo cambio en relación de beneficios laborales sólo podría hacerse para favorecer al trabajador.

No es novedosa, porque el gobierno de facto acumula un largo historial de atropellos contra los derechos laborales de los universitarios. Por razones de espacio mencionaremos sólo cuatro de ellos:

  1. El desconocimiento de las Normas de Homologación desde el año 2004 a través de decretos unilaterales de aumento salarial y por medio de la imposición de tablas salariales en las Convenciones Colectivas Únicas del Sector Universitario (CCU), que solo han traído pobreza y ruina a los universitarios.
  2. El acuerdo firmado con diversas organizaciones de trabajadores en abril de 2018, en el cual se establecía en 4,75 salarios mínimos la base del tabulador salarial de la educación universitaria, la cual fue disminuida a 1 salario mínimo con motivo de la fracasada reconversión monetaria del 2018, provocando una reducción significativa de los sueldos de los universitarios.
  3. Los intentos de reducir la pensión del personal jubilado y el robo de las prestaciones sociales, causado a través de la reconversión monetaria y la pretensión de negar sistemáticamente beneficios del personal activo.
  4. Más recientemente, el pago fraccionado del bono vacacional 2020, desconociendo lo planteado en diversas Actas Convenio y en la cláusula 20 de la propia III CCU, la cual plantea que este pago debe hacerse completo en los primeros quince días del mes de Julio.

Durante años y especialmente en tiempos de pandemia, la arbitrariedad del gobierno de facto no se detiene, al contrario, se acelera. La medida de reducir las remuneraciones de los universitarios que ocupan cargos de gestión universitaria en sus diferentes tipos, no cuenta con sustento jurídico alguno. Es una medida regresiva que desmejora las condiciones laborales del personal docente, administrativo y obrero activo y jubilado que percibe o podría percibir tales beneficios. Este atropello del régimen viola principios generales de la protección del trabajo de aceptación universal, específicamente la regla de la condición más beneficiosa, la cual establece que una nueva norma no debe suponer, en ningún caso, desmejora de condiciones laborales preexistentes.
Atropella disposiciones constitucionales en materia de protección del trabajo, establecidas en los artículos 89 y 91 de la constitución nacional.
Desconoce que las relaciones laborales de los profesores universitarios son reguladas por las Normas de Homologación, las Actas Convenio y las Convenciones Colectivas Únicas, lo que conduce a que el instrumento jurídico que debe prevalecer en cada materia es aquel que mayores beneficios genere al trabajador y no el que la dictadura pretenda imponer.

Aunque la calidad de vida de los universitarios y la destrucción de las instituciones de educación universitaria se impulsa desconociendo el orden jurídico nacional e internacional que regula su funcionamiento y el trabajo que en ellas se realiza, este no es un problema jurídico exclusivamente, es, esencialmente, un asunto político vinculado a la pretensión de silenciar la voz crítica y la movilización de las universidades.

Debemos activar a la universidad para lograr salarios dignos y defender derechos laborales preestablecidos para el personal activo y jubilado, aún en medio de las dificultades que impone la coyuntura actual. Los ajustes sobre asuntos polémicos debemos realizarlos en el marco de la autonomía, con la participación de todos los actores y en las instancias correspondientes.

Ninguna lucha por derechos laborales se edifica sobre el perjuicio de otros, por eso lo pertinente es sumar esfuerzos y luchar por la dignificación de la carrera docente, como lo ha planteado la FAPUV a través del documento “Significado y Alcance de la Recuperación del Salario y la Seguridad Social de los Profesores Universitarios”.

Abordaremos, en próximas publicaciones, otras inequidades salariales que afectan al profesorado en general y a los pensionados en particular.

Junta Directiva de la Asociación de Profesores de la UCV.

INSTITUTO DE PREVISION DEL PROFESORADO DE LA UCV

Los Chaguaramos 1040 Caracas, VE

00582125369604 apucv.informa@ucv.ve

http://www.apucvipp.org/

NOTA DE CONDOLENCIA

La Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (FAPUV) y su personal de apoyo, cumplen con el penoso deber de informar el fallecimiento, la noche del 31 de julio de 2020, del Profesor

Presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Nacional Experimental del Táchira (APUNET), directivo de la Asociación de Profesores Jubilados de la UNET (ASOPJUNET) y miembro principal de la Junta Directiva de FAPUV.

Con la partida del Profesor Cárdenas, nuestra Federación pierde un miembro destacado, siempre activo y preocupado por las condiciones de vida y de trabajo de nuestros agremiados, quien se ganó el aprecio y la admiración de todos quienes tuvimos la fortuna de conocerlo.

Expresamos nuestras sentidas palabras de condolencia a los familiares y amigos del Profesor Cárdenas, al cuerpo docente de la UNET y a la APUNET

Paz a su alma

SOBRE LAS PRIMAS DE RESPONSABILIDAD

Ciudad Universitaria, 20 de julio 2020

Ciudadana:
Prof. Cecilia García Arocha
Rectora y demás miembros del Consejo Universitario
Presente.-

Primas y salarios.

Un debate para avanzar.

Ante la precariedad de las remuneraciones del personal docente y de investigación y la inadmisible inequidad derivada de la cancelación de primas de responsabilidad a los docentes que ocupan cargos de gestión, la APUCV considera conveniente que este cuerpo y todos los Consejos de Facultad discutan esta medida para revertir las consecuencias que ha generado.

Para contribuir con la discusión y el logro de soluciones a esta problemática, la APUCV estima pertinente expresar algunas consideraciones para identificar el problema central y, en especial, orientar acciones institucionales y gremiales que favorezcan al profesorado y la universidad

  1. Sobre las primas:

La gestión universitaria es una labor académica y administrativa, no es una práctica prescindible. Sin ella las universidades pierden dirección y no es posible garantizar la docencia, la investigación y la extensión. Esto lo ha reconocido la UNESCO con la creación de la Cátedra de Dirección de Universidades y el Observatorio de Buenas Prácticas de Dirección de Universidades. De modo que, como instancia gremial, valoramos positivamente esta labor, que realizan una buena cantidad de nuestros afiliados.

La dirección académica y administrativa en la universidad ha sido muy difícil en los últimos años: sin presupuesto, personal, seguridad, renuncias recurrentes de docentes y reducción continuada de la matrícula estudiantil de pre y post grado.

Con la escalada del proceso hiperinflacionario, la diáspora docente creció. Se marcharon profesores que no ocupaban cargos de gestión universitaria y otros que si estaban en ellos. La consecuencia fue la perdida de valiosos docentes e investigadores y el vacío en muchas instancias de dirección universitaria, desde jefes de cátedra hasta decanos. La salida de las autoridades rectorales para afrontar esta realidad solo consideró sus efectos sobre la gestión universitaria, decidiendo unilateralmente ajustar las primas de responsabilidad del personal administrativo y extenderlas al personal docente.

La decisión tomada con las primas de responsabilidad para los que ocupan cargos de gestión académica fue tan desproporcionada, en relación con la estructura de las remuneraciones del personal docente y de investigación, que desde el punto de vista jurídico, académico y técnico admite muchos cuestionamientos, entre estos:

  • Desestimula la carrera académica.
  • Contradice el concepto de primas como remuneración adicional, las cuales no deberían superar un tercio del salario del docente.
  • Debió actualizarse la existente prima de cargo en vez de crear una nueva.

Para nosotros, aunque eso es muy importante, lo fundamental es que tal medida generó graves distorsiones en las tablas salariales, lo que impone trabajar para corregirlas.

Si la decisión sobre la cancelación de las primas de responsabilidad para los que ocupan cargos de gestión académica hubiera sido discutida abiertamente en el Consejo Universitario y en los Consejos de Facultad, estas instancias habrían estado obligadas a considerar su naturaleza e impacto. No se hizo así para evitar el ineludible debate sobre la asimetría que generan en los ingresos de los profesores ucevistas.

La democracia universitaria está severamente lesionada, por una gestión agotada que discute poco e impone mucho.
Las decisiones unilaterales como la señalada, debilitan la institución y hacen inviable cualquier propuesta. Debe propiciarse la consulta y la discusión, tal como lo establecen los reglamentos, y en los organismos de cogobierno correspondientes.

Esto lo hemos reiterado en innumerables oportunidades, en asuntos como la seguridad social de los docentes, en la que las posiciones autoritarias de las autoridades universitarias han querido imponer un nuevo sistema.

Nos parece plausible la aprobación de primas por cargo para Jefes de Departamento y Cátedras, pues son las unidades académicas centrales en la gestión de las labores de enseñanza e investigación en las distintas Escuelas y/o Facultades. Sus jefaturas, según los artículos 5 y 19 del Reglamento de Cátedras y Departamentos de la UCV muestran, claramente, que sus funciones estipulan tareas de supervisión, planeación, administración y evaluación de procesos.

Las primas por cargo para Jefes de Departamento y Cátedras deben ser extendidas a otras instancias de dirección universitaria que realizan labores académico-administrativas, como lo son, entre otras, las unidades docentes, las coordinaciones de programas de postgrado y formación continua, jefes de servicio comunitario, jefes de áreas de institutos y otras equivalentes, que, por motivos de orden académico, se denominan diferente. Ninguna de estas primas puede ser percibida por profesores que ya reciben las de responsabilidad.

La política para revertir la inequidad que ha generado la decisión unilateral de las autoridades rectorales con respecto a las primas de gestión debe ser, de un lado, aprobar y concretar incentivos para mejorar el ingreso de los profesores que no realizan actividades de gestión universitaria y de otro, lograr salarios que dignifiquen la labor de los docentes universitarios.

Entre las medidas inmediatas que debe tomar la universidad para sostener su equilibrio, porque no puede quedarse reconociendo exclusivamente los cargos de dirección, son las que planteamos a continuación:

  • Concretar en forma inmediata la actualización de la prima de titularidad aprobada por el Consejo Universitario en el mes de enero del presente año. Este beneficio de carácter socioeconómico no es el mismo de la prima de antigüedad y se asocia con el reconocimiento de manera exclusiva al que alcanza el último escalafón de la carrera universitaria. Se aplica durante décadas. Sobre este aspecto exigimos gestiones concretas, acciones institucionales efectivas, en fin, hechos más allá de declaraciones estériles.
  • De igual modo, deben incrementarse las diligencias para concretar la cancelación de las primas de responsabilidad para los profesores de los escalafones de Instructor, Asistente, Agregado y Asociado que no ocupan cargos de gestión universitaria, aprobadas por el Consejo Universitario, también en enero del presente año.
  • Aprobar la actualización, en forma extraordinaria, de la cláusula 67 del Acta Convenio: Bono de Apoyo Didáctico. Proponemos se cancele un bono especial para favorecer la conectividad de los docentes universitarios de todas las dedicaciones, equivalente al 90% del salario del profesor. Este en forma transitoria alcanzaría a los docentes que no ocupan cargos de gestión universitaria.
  • Debe establecerse una comisión del Consejo Universitario que, en conjunto con el gremio y aún en medio de la pandemia, se oriente a encontrar salidas a las inequidades generadas por las primas de responsabilidad.

Es urgente abandonar el autoritarismo y concertar medidas que detengan la atomización de la universidad.

  1. Sobre los salarios: Siempre hemos afirmado que las remuneraciones de los profesores universitarios son un asunto académico. Ellas permiten conservar el recurso humano de la institución. Por tanto, las acciones de las autoridades universitarias deben colocar este tema en el centro de sus actuaciones. La protección del salario de los profesores universitarios está establecida en el artículo 102 de la constitución, las Normas de Homologación y todos los instrumentos jurídicos que regulan las relaciones laborales del profesorado. Su defensa cuenta con sólidas bases jurídicas. La declaratoria de Emergencia Humanitaria Compleja por parte de la UCV en el año 2018, no se ha superado, al contrario, se ha agravado. Por tanto, defender el salario es una demanda ética y humanitaria que debe involucrarnos a todos. Las razones académicas, jurídicas, éticas y humanitarias demandan asumir la lucha por salario. Lo primero es reconocer que con las actuales remuneraciones no es posible mantener al personal docente y de investigación, es decir, se pierde el personal que forma profesionales y es protagonista en la creación de conocimientos. De nada sirve, la reiterada actitud anti gremial de las autoridades y continuar fingiendo una normalidad que no es tal.

El aumento de salarios, conforme a lo que establece el marco jurídico que nos regula, es el medio para salvar la universidad de la deserción masiva y continuada de sus profesores, así como, permitiría corregir en forma progresiva la inequidad generada por las primas de gestión universitaria. Negar que esto último ocurre, es una distorsión, nos fragmenta y no brinda salidas para superar el problema.

Dijimos al inicio de este texto que los problemas de forma y fondo de las primas de gestión universitaria, se motivaron, porque se impusieron unilateralmente sin discusión alguna. Ahora con la solicitud de discutir el tema salarial en el CNU se repite la historia. Nuevamente en forma unilateral, al menos dos universidades de la AVERU van con dos propuestas distintas, cuando deberían, y lo pertinente es, que soliciten la presencia de la FAPUV, y si ello no ocurre deberían ir unificados con la propuesta salarial de la Federación profesoral.

La propuesta de ajuste salarial que defendemos se resume en el documento “Significado y Alcance de la Recuperación del Salario y la Seguridad Social de los Profesores Universitarios”. En él se plantea nuestro salario en dólares, recuperar las interescalas por dedicación y escalafón, los beneficios con y sin incidencia salarial, los beneficios de salud y previsión social. No es una propuesta idílica, es una plataforma de lucha, un programa que nos unifica.

Más allá de la conveniencia o no de las primas de responsabilidad o de cualquier otra naturaleza, lo que el profesorado requiere son condiciones salariales que justifiquen el esfuerzo que significa ser docente en una universidad autónoma hoy en día en Venezuela. Escuchar ese clamor y darle respuesta efectiva implica un trabajo común y la sincronización de intereses y esfuerzos de todos los actores universitarios en la única dirección posible: rescatar la dignidad de la profesión docente

Por último, motivado a que los ingresos de los profesores son nominales y también reales, reiteramos que la solicitud de 1300 profesores de incrementar la cobertura de SAMHOI y la cancelación de un bono humanitario mientras dure la pandemia, con recursos del FONJUCV, es un asunto pendiente.

Reducir los gastos de salud, fortaleciendo SAMHOI y sumar un aporte humanitario adicional a los que ha otorgado la APUCV, sería un aporte al ingreso real del profesorado ucevista.

APUCV Informa
No. 1106

INSTITUTO DE PREVISION DEL PROFESORADO DE LA UCV

Los Chaguaramos 1040 Caracas, VE

00582125369604 apucv.informa@ucv.ve

NOTA DE CONDOLENCIA

La Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (FAPUV) y su personal de apoyo, cumple con el penoso deber de informar el fallecimiento, la madrugada de hoy 19 de julio de 2020, del Doctor

amantísimo esposo de nuestra Presidente, profesora Lourdes Ramírez de Viloria, a quien le hacemos llegar nuestras palabras de consuelo y solidaridad.

El Doctor Franklin Rafael Viloria Rincón, gran amigo de nuestra Federación, fue un miembro destacado del Foro venezolano, ex Presidente del Colegio de Abogados del estado Zulia, miembro del Directorio de INPREABOGADO, muy querido y respetado por nuestro gremio y por el gremio de abogados.

Con mucho pesar, acompañamos en su duelo a nuestra querida profesora Lourdes Ramírez de Viloria, a sus hijos, nietos y demás familiares y al gremio de abogados de Venezuela.

Rogamos a Dios le dé Franklin Viloria el descanso eterno y lo lleve a su gloria. Paz a su alma.

CORDINADORA NACIONAL DE INSTITUTOS DE PREVISIÓN SOCIAL UNIVERSITARIOS

La Coordinación Nacional de Institutos de Previsión Social del Sector Universitario se une al duelo que embarga al gremio profesoral y al institucionalismo previsional universitario, por el fallecimiento de la querida y muy respetada amiga, colega profesora:

                                                           GLADYS LUCENA DE MARVAL

                                                                           Q.E.P.D.

La profesora Gladys Lucena de Marval, economista de profesión, cultivó la docencia e investigación, el gremialismo, la previsión social del profesorado universitario y la amistad con verdadera pasión y desinterés. Con marcada paciencia, casi en silencio, hacía sentir su presencia en los más encendidos debates universitarios, actitud con la que se granjeó el afecto y respeto de todos los que tuvimos el honor de conocerla y compartir con ella importantes jornadas de lucha universitaria.

Su desempeño gremial y su participación como ferviente defensora de la seguridad social del profesorado universitario fueron actuaciones dignas de admiración, ellas la colocan como figura egregia del profesorado universitario. En momentos que ya se advertían las agresiones sistemáticas al profesorado universitario entregó al ente federativo un objetivo y riguroso análisis de las Normas de Homologación. Las Tablas de Sueldo, como reivindicaciones gremiales, llevan su impronta. Para la  Ilustre Universidad del Zulia, la Asociación de Profesores de la Universidad del Zulia, el Instituto de Previsión Social, el Fondo de Jubilaciones y Pensiones y el profesorado universitario nacional, la desaparición física de la profesora Gladys Lucena de Marval, constituye una gran pérdida, ella deja un enorme vacío en el gremialismo universitario en tiempos que requieren de la presencia de mujeres, combativas, luchadoras y de entrega total a la mejores causas, como ella supo hacerlo con la mayor maestría y gallardía.  Paz a su alma.

Caracas, a los diecisiete días del mes de julio del año dos mil veinte

                                                               Absalón Méndez Cegarra

                                 Coordinador Nacional de Institutos de Previsión Social Universitarios