TESTAMENTO COJO DE VERSOS QUE JUDAS DEJA COMO HERENCIA

Han sido muchos los daños
Que nos causa este gobierno,
Que no esperamos los años
para contarles el cuento.

Digamos que el testamento
Que formula este malandro
Se ajusta tanto al infierno
En el que se asará un buen rato.

Y así lo relata Judas:

“Déjoles este recuerdo
Por haber quitado todo
Al mundo universitario
Convertido en un despojo.

Con creces prometo a los maestros,
Obreros, administrativos y estudiantes
Dejarlos en la miseria y en medio del esterero
Para que sientan dolor y no hallen un calmante.

A los nombrados arriba con ánimo y entusiasmo
Les mando a vivir en vilo por no contar con seguro,
Mucho menos funerario o asistencia en un apuro
Pues el sueldo se acabó gracias a Nicolás Maduro.

Los estudiantes que aguanten no volver al comedor,
Tampoco autobús o beca, biblioteca e Internet
Con estos males los dejo, así porten un carnet
Y el hambre que los subsume se les convierta en dolor.

Es que me gozo y aspiro a cualquier receta peor
Como dejarles en ruina aulas y canchas al sol,
Para que sufran y gocen de la gran revolución
Mientras alegres gritamos nuestras consignas de amor.

Yo, Judas, rojo, maligno, les dejo sin pena alguna
Upel, universidades, liceos y casas de estudios
Asaltadas, arruinadas, carcomidas sin infundios
Para que sepan que soy engendro de herencia pura.

Y para que conozcan bien de mis andanzas hermosas
Les dejo con esta herencia las aulas sin profesores
Y en soledad tan terrible sepan que todas estas cosas
Son producto del talento de un grupo de estafadores.

Desde este colectivo Yo, soy Chávez, Maduro y otros
Y todos los que chorrean por los tantos ministerios.
Regalo estos versos bellos, sabrosos y un tanto tiernos
Y sepan que si me voy, lo hago con plata y corotos.

Otro regalo les dejo con todas las fuerzas mías:
Las promesas, las consignas, colegas y hasta mesías,
Que en otros tiempos cantaban ardientes algarabías
Y ahora no abren la boca por salvar autonomía.

Alguien me dice al oído que debo callarme ya
Por eso dejo en sus manos este largo testamento
Y la soga que me dieron para enrollar mi pescuezo.
No habrá perdón, yo lo sé, porque el daño es muy profundo
Y con todo mi tormento me despido de este mundo”.

Profesor Alberto Hernández . Egresado de la Upel Maracay

TESTAMENTO COJO DE VERSOS QUE JUDAS DEJA COMO HERENCIA

Han sido muchos los daños
Que nos causa este gobierno,
Que no esperamos los años
para contarles el cuento.

Digamos que el testamento
Que formula este malandro
Se ajusta tanto al infierno
En el que se asará un buen rato.

Y así lo relata Judas:

“Déjoles este recuerdo
Por haber quitado todo
Al mundo universitario
Convertido en un despojo.

Con creces prometo a los maestros,
Obreros, administrativos y estudiantes
Dejarlos en la miseria y en medio del esterero
Para que sientan dolor y no hallen un calmante.

A los nombrados arriba con ánimo y entusiasmo
Les mando a vivir en vilo por no contar con seguro,
Mucho menos funerario o asistencia en un apuro
Pues el sueldo se acabó gracias a Nicolás Maduro.

Los estudiantes que aguanten no volver al comedor,
Tampoco autobús o beca, biblioteca e Internet
Con estos males los dejo, así porten un carnet
Y el hambre que los subsume se les convierta en dolor.

Es que me gozo y aspiro a cualquier receta peor
Como dejarles en ruina aulas y canchas al sol,
Para que sufran y gocen de la gran revolución
Mientras alegres gritamos nuestras consignas de amor.

Yo, Judas, rojo, maligno, les dejo sin pena alguna
Upel, universidades, liceos y casas de estudios
Asaltadas, arruinadas, carcomidas sin infundios
Para que sepan que soy engendro de herencia pura.

Y para que conozcan bien de mis andanzas hermosas
Les dejo con esta herencia las aulas sin profesores
Y en soledad tan terrible sepan que todas estas cosas
Son producto del talento de un grupo de estafadores.

Desde este colectivo Yo, soy Chávez, Maduro y otros
Y todos los que chorrean por los tantos ministerios.
Regalo estos versos bellos, sabrosos y un tanto tiernos
Y sepan que si me voy, lo hago con plata y corotos.

Otro regalo les dejo con todas las fuerzas mías:
Las promesas, las consignas, colegas y hasta mesías,
Que en otros tiempos cantaban ardientes algarabías
Y ahora no abren la boca por salvar autonomía.

Alguien me dice al oído que debo callarme ya
Por eso dejo en sus manos este largo testamento
Y la soga que me dieron para enrollar mi pescuezo.
No habrá perdón, yo lo sé, porque el daño es muy profundo
Y con todo mi tormento me despido de este mundo”.

Profesor Alberto Hernández . Egresado de la Upel Maracay

QUEMA DE JUDAS

Este martes 23 de abril, en la plaza Las Tres Gracias, la #UniVe, sus gremios, y sus amigos de los distintos sectores de trabajadores, vamos a quemar a los judas antiuniversitarios traidores del pueblo venezolano, que han llevado a la Nación a la mayor de las crisis en toda su historia, que han pulverizado el ingreso familiar, han separado nuestras familias y mantienen prisioneros a nuestros jóvenes y a nuestros dirigentes políticos y sociales que luchan por una mejor Venezuela.